Media de votos

La ansiedad es, en términos generales, un mecanismo de defensa que genera nuestro propio organismo ante situaciones que no podemos llegar a afrontar. En definitiva, mantenerlo alerta ante algo que es inalcanzable o que nos genera miedo o respeto. De hecho, nos lleva a un estado de agitación que, dependiendo de la persona, puede aparecer de diversas formas como, por ejemplo, huyendo, atacando o volcándose en una depresión.

Un ataque de ansiedad lo podrás reconocer por varios síntomas, entre ellos, una respiración agitada y una opresión en el pecho. Ante ella, existen mecanismo que te permitirán llegar a controlarla y reducirla hasta volver a encontrar tu calma. En este artículo,  te los contamos.

Metodos para controlar la ansiedad

  • Dar un paseo. Sí, si notas que tu respiración empieza a agitarse más de lo normal, te recomendamos que salgas a pasear. Ve a un parque o piérdete por calles poco transitadas. Coge aire y todo lo verás mucho mejor al acabar.
  • Medita. Esta claro, ¿no? El yoga o el taichí son perfectos para las personas que tienden a alterarse más de lo habitual. Al principio es complicado pero ya veras como, con práctica, consigues llegar a un estado de relajación mental total.
  • Escuchar música. ¿Has oído eso de que la música amansa a las fieras? Pues en este caso amansa la ansiedad. Escuchar música relajante hace que tu mente se transporte a otro lugar y olvide las preocupaciones.
  • Cuenta tus problemas. En la mayoría de las ocasiones lo único que necesitamos es hablar. Seguro que cualquier amigo o familiar puede ayudarte a ver tu problema desde otro punto de vista. Cuéntalo con calma, desahógate y acepta consejos.
  • Haz ejercicio. Exacto, el ejercicio es fundamental si deseas sentirte mejor. Sal a correr o en bici y deja el aire fresco te de en la cara. Libera tus músculos y tu mente y todo lo afrontarás de otra forma. ¡Ten tiempo para ti!
  • Olvídate del pasado. Es eso, ¿verdad? Muchas veces son los problemas del pasado los que no nos dejan seguir adelante y hacen que nos cueste afrontar los retos del presente. Así que, ¿qué te parece si los dejamos a un lado y nos centramos en lo que importa aquí y ahora?
  • Ríete de todo. Bueno, igual de todo no. Pero sí debes reírte mucho más. Afrontar la vida con una sonrisa y con sentido del humor hace que los problemas los veas de otra manera. Además, reír da felicidad y seguro que eso es justamente lo que necesitas.
  • Recuerda los buenos momentos. ¿Recuerdas ese momento en el que eras extremadamente feliz? Pues recréalo en tu mente para que te haga sonreír de nuevo.
  • Juega con tu mascota. Si tienes un perro o gato seguro que nota cuando estás triste. Pues bien, vuélcate en ellos. Sácalos a pasear, llévalos al parque y juega con ellos. Esto te ayudará a rebajar tus niveles de ansiedad. Ya lo verás.
  • Haz aquello que más te gusta. Ya sea cocinar, pintar, escribir… Da igual. Cuando vuelcas tu mente en aquello que te gusta y que te hace disfrutar, todo lo malo se desvanece. Úsalo como mecanismo de defensa y conseguir superar la crisis.

En la mayoría de las ocasiones basta con una buena respiración para controlar la ansiedad. Siéntate en silencio y haz respiraciones profundas y pausadas. No tengas prisa, acaba cuando le necesites. Tómate tu tiempo y verás como vuelves a la calma. Eso sí, si el problema persiste ten en cuenta que deberás pedir ayuda profesional para llegar a superarlo. Sigue nuestros consejos y siéntete mucho mejor. ¡Lo notarás!