Cambio de Habitos en los Niños generado por la Ansiedad

Media de votos

La ansiedad es una emoción que está presente en algún momento de la vida de los seres humanos pero, ¿qué pasaría en el caso en que afectara a los más pequeños? Puede que no estamos hablando del mismo concepto de ansiedad ya que los problemas no pueden ser los mismos, eso sí, lo que para ti no es nada, para él puede serlo todo. Un ejemplo básico es el de la rabieta que coge tu hijo cada vez que tiene que ir a la escuela o, por ejemplo, si no es consciente de hacer amigos o superar esa tarea que tanto le preocupa. Así que, si te preguntas si tu hijo puede estar sintiendo ansiedad, la respuesta es que sí.

La ansiedad en los niños

Con el paso de los años los niños van acrecentando su miedo en diferentes temas como puede ser la oscuridad o el simple hecho de caer de la bicicleta o, como te decíamos, a la hora de relacionarse de forma social con otros niños. La ansiedad en los niños se puede presentar de diversas formas, te contamos algunos ejemplos más comunes:

  • Separación de los padres. Es un tema muy recurrente ya que el niño se angustia al notar que algo en su vida está cambiando. En estos casos existe una mezcla entre el llanto y la angustia que viene acompañada por un cambio en su hábito de vida. No quiere ir a la escuela, miedo al abandono o, simplemente, apatía y tristeza.
  • Fobia social. Viene dada cuando el niño tiene miedo a la hora de relacionarse con el resto de niños. Sienten ansiedad cada mañana al ir al colegio, al participar en clase, al hacer amigos o al iniciar una conversación. En este caso el miedo al ridículo o las posibles críticas son las responsables de que la ansiedad aparezca en los más pequeños.
  • Trastorno de ansiedad generalizada (TAG). En este aspecto sí que hay que ir con muchísimo cuidado ya que el niño empieza a sentir miedo por todo lo que le rodea, desde su estado de salud, pasando por las relaciones sociales o por el estado de sus estudios. Además, se le une la irritabilidad, el insomnio o la tensión.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo?

Lo primero que debes saber es que no es bueno alejar a tu hijo de aquello que le provoque angustia. Este hecho solo conseguirá que nunca sea capaz de enfrentarse a ello y que, si es obligatorio que lo haga en un futuro, que nunca se sienta preparado. En definitiva, prolongarás su ansiedad. Lo mejor que puedes hacer en estos casos es ayudarle a enfrentarse a ello. Dale consejos, crea situaciones comunes para que las consiga superar y, sobre todo, dale ánimo y apoyo. Ayúdale a convertir esos pensamientos negativos en retos y oportunidades que, seguro, le harán mucho más fuerte.

¿Debo buscar ayuda profesional?

Depende. Es normal que los niños sufran algún episodio de ansiedad en ciertos momentos de su desarrollo intelectual. Eso sí, si ves que sus ataques son cada poco tiempo y que se intensifican ante cualquier acción a la que se tenga que enfrentar, en ese caso será necesario que te pongas en contacto con un profesional. Piensa que estos ataques pueden interferir en su actividad escolar y provocar graves problemas en su vida.

Deja una respuesta

DMCA.com Protection Status